Archivo

Posts Tagged ‘Papel’

Límite de tinta o cobertura en impresión offset

TAC (Total Area Coverage – Área de Cobertura Total).

Lo definiríamos como la máxima cantidad de tinta que admitiría un papel determinado expresado en tanto por ciento. Por ejemplo, si estamos imprimiendo en cuatricromía, el máximo teórico sería del 400% (100% C + 100% M + 100% Y  + 100% N). En cambio en la práctica no se puede aplicar a un papel determinado más cantidad de la que pueda absorber sin provocar problemas de impresión. El momento de comprobar este porcentaje es cuando la imagen o el documento ya están convertidos a CMYK, nunca en RGB.

No debemos pensar que aumentando las combinaciones de los porcentajes obtendremos más colores en un espacio de color mayor, pues este vendría delimitado principalmente por el sistema de impresión, el soporte y las tintas. Los mayores problemas que produciría serían de secado y repintado, produciendo emborronamiento y saturación en imágenes, con una menor estabilidad del color durante toda la tirada. También produciríamos más costes, pues al mayor gasto de tinta habría que sumar la disminución de la velocidad de la máquina, el consumo de gran cantidad de polvos antimaculantes, la menor altura de la pila de salida, etc. Finalmente, por todo lo dicho, seguro que en la sección de manipulado se producirían manchas en el producto impreso final.

El tipo de papel que más cobertura de tinta admite son algunos estucados brillantes (350-320%), seguidos de los estucados mate (320-300%). En el papel no estucado este porcentaje baja hasta 240-260% y finalmente el papel de periódico tampoco se debería superar ese mismo porcentaje. De todas formas, las limitaciones del tipo de papel concreto, impone un límite máximo de tinta utilizable inferior a este límite teóricamente posible.

Algunos programas añaden herramientas para comprobar el límite de tinta y nos será muy útil para detectar estos valores. En Adobe Indesign (Ventana>Salida>Previsualización de separaciones>Límite de tinta) y en Adobe Acrobat (Herramientas>Vista previa de salida>Área total de cobertura) nos mostrará las zonas que superen el valor que le indiquemos. En otros programas que no tienen esta posibilidad, siempre se podrá generar un PDF y comprobarlo en Acrobat.

Limite de tinta o area total de cobertura Indesig Acrobat Manuel Tamayo Haya

Existen programas comerciales específicos para el ahorro y control de los límites de tinta (sobre todo para imprimir hexacromías), pero nosotros mismos podemos controlar la mayoría de las imágenes convirtiéndolas y adaptándolas al tipo de soporte, aplicando el perfil correspondiente en Photoshop (Edición>Convertir en perfil>Espacio de destino), que empleará el UCR y GCR para obtener los mejores resultados posibles, basándose en la reducción de porcentajes CMY y la combinación de la tinta negra. En los programas de ilustración o maquetado, después de asignar un espacio de trabajo en los Ajustes de color, pondremos atención en no crear colores que superen el porcentaje deseado o por ejemplo utilizar el color “Registro” para textos, a no ser que el trabajo esté destinado a impresión digital.

Tinta total Photoshop Preimpresor Manuel Tamayo Haya

Añado a continuación los sumatorios de tinta que se encuentran en los diferentes perfiles CMYK que Photoshop asigna por defecto y que se usan en las conversiones de color más utilizadas:

  • Euroscale Coated v2 (∑ 350%)
  • Coated FOGRA 39 (∑ 329%)
  • Uncoated FOGRA 29 (∑ 299%)
  • Euroscale Uncoated v2 (∑ 260%)

Conclusión

La conversión al espacio de color correcto para el que estamos trabajando, nos evitará una cobertura o límite de tinta inadecuada, evitando muchos problemas en la impresión. Sólo en contadas excepciones deberíamos valorar la conveniencia de convertir algunos elementos, como por ejemplo cuando la imagen contiene textos solo negros, cuando hay textos blancos sobre negros puros o cuando contiene sombras generadas con negro unicamente sobre otros elementos de la imagen en color. Por último, si el impreso lleva barniz será necesario contarlo como si fuera una tinta más.

Anuncios

Volumen específico, gramaje y grosor del papel

“Quiero un papel grueso” o “quiero un papel con cuerpo”, son frases habituales que se oyen a muchas personas intentando transmitir una idea sobre el tipo de soporte impreso que desean y que debe ser interpretada por los profesionales de las artes gráficas. También se usa “gramaje” como indicativo de un tipo de papel determinado, pero para interpretarlo correctamente debemos distinguir entre tres conceptos básicos muy importantes a la hora de seleccionar el tipo de papel: el gramaje, el grosor y el volumen, tres propiedades relacionadas entre sí.

volumen especifico artes graficas imprenta preimpresion santander

  • El gramaje es el término más utilizado y hace referencia al peso del papel (en gramos por metro cuadrado) y que muchas veces se confunde con el grosor. Un papel de 90 g/m² indica exactamente eso, que si cortamos un pliego de 1 metro cuadrado, su peso sería de 90 gramos, con lo que se nos facilita el cálculo del peso por resma o palé. Por ejemplo, es importante tenerlo presente cuando se preparan envíos por correo y donde un peso elevado incrementaría los gastos.
  • El grosor se mide con un micrómetro, e indica la distancia entre las dos superficies del papel en micras -µm- (milésimas de milímetro). Este concepto afecta a la estabilidad, al tacto y sobre todo al grosor del producto final impreso. Por ejemplo, un libro con muchas páginas puede tener un lomo final muy grande.
  • El volumen específico define la relación entre el grosor y el gramaje. Cuanto más volumen tenga un papel, más grueso y más ligero será. Sin embargo un papel de bajo volumen será más compacto, más fino y más pesado. Esto es debido a la proporción de aire y cargas que contiene entre sus fibras, siendo más suave el papel de bajo volumen y viceversa.

La relación para calcular estos tres valores, y por los que están relacionados, es la siguiente:

Gramaje = Grosor / Volumen
Grosor = Gramaje X Volumen
Volumen = Grosor / Gramaje

Por ejemplo, podemos tener dos tipos de papel, ambos de 130 g/m², pero uno con 234 µm de grosor y otro con 143. El volumen lo calcularíamos dividiendo ambos valores y obteniendo como resultado que uno tendrá un volumen de 1,8 (ligero y grueso) y otro de 1,1 (compacto y fin0). Aproximadamente a partir de 1.3 cm³/g ya podemos empezar a considerar que un papel es volumen.

Conclusión

El volumen específico, o “bulk” en inglés, es un factor muy importante en la producción editorial y nos influye en la percepción del resultado final de un trabajo. Si queremos dar la impresión de un libro grueso, rico en contenido, deberá utilizarse un papel de alto volumen. Si la idea es que haya mucho texto pero seguir manteniendo un lomo del libro fino, un papel de bajo volumen será más apropiado. He visto a impresores muy expertos -y de los que he aprendido tantas cosas- adivinar el gramaje simplemente con el tacto, frotándolo con los dedos, pero este método tan sólo servía para los tipos de papel más normales y usuales. Nunca se arriesgaban con papeles volumen y papeles especiales, por algo sería.

volumen específico bulk gramaje grosor papel artes gráficas imprenta cantabria manuel tamayo haya

A %d blogueros les gusta esto: