Archivo

Posts Tagged ‘Fotografía’

Los JPG’s y las Artes Gráficas

Las imágenes que llegan para imprenta se reciben en formatos y modos de color de lo más variado y algunas veces sorprendentes, pero cuando previamente preguntan o piden indicaciones de cómo traerlas, lo que más se repite es si en JPG puede servir.

Por “servir”, claro que sirve, aunque no es la mejor opción ni el formato más adecuado, aunque todo depende del resultado y la calidad final que se espera (no es lo mismo una imagen para un catálogo de arte que para un cartel). La mayoría de las fotografías o imágenes son enviadas en formato JPG, pues es la opción más común de guardado de las cámaras fotográficas digitales por su bajo consumo de memoria y almacenamiento.

El formato JPG o JPEG ( Joint Photographic Experts Group, Grupo Conjunto de Expertos en Fotografía que lo diseñó en 1982) es una técnica de compresión de imágenes, que a su vez es un formato de archivo independiente y propio, por lo que puede trabajar en entornos Mac, Windows u otros.

Ciñéndonos a la impresión solamente, existen dos tipos de compresión para imágenes: Lossless, sin pérdida de información (LZW) y Lossy, con pérdida de información (JPEG). Estas dos opciones a su vez se pueden aplicar para guardar las imágenes en otros formatos como el TIFF, EPS o PDF. También se puede aplicar una compresión ZIP (sin pérdida) pero personalmente, la utilizo más para carpetas que para archivos de imagen.

manuel tamayo haya diseño grafico preimpresion compresion jpg cantabria

Distintas posibilidades para guardar archivos con compresión (PDF, JPG y TIFF).

Prescindiendo de hablar de resolución o modos de color, veamos las diferencias y entenderemos el porqué el JPG puede servir para imprenta pero no es la mejor opción.

  • LZW. La ventaja es que reduce el tamaño de la imagen sin modificar su calidad. Cuando una fotografía se vuelva a abrir, se verá igual que antes de cerrarla, por lo que la principal razón para utilizarla es economizar el almacenamiento digital del archivo. Es apropiada sobre todo para imágenes en mapa de bits, aunque es válida también para grises, RGB y CMYK. Necesita un poco más de tiempo para abrir y guardar, no pudiendo controlar el grado de compresión.

Fundamento del algoritmo de compresión secuencial sin pérdida de información (Lossless), indicando secuencias de pixeles en lugar que indicar uno por uno.Fundamento del algoritmo de compresión secuencial sin pérdida de información (Lossless), indicando secuencias de pixeles en lugar que indicar uno por uno.

  • JPG. La principal ventaja es que podemos controlar el grado de compresión del fichero, y por tanto la cantidad de información que queremos eliminar, con el inconveniente de que cuando se vuelva a abrir no se verá igual que antes, aunque con este algoritmo de compresión se puede obtener una calidad aceptable. A más compresión, más perdida y menos tamaño de archivo. Un poco de teoría intentando explicar básicamente como se realiza esa comprensión: Los canales de color de la imagen se transforman en un canal de luminancia (luz) y dos de crominancia (color). Como el ojo humano es más sensible a la luz y aprecia más las diferencias, este canal se deja sin tocar. En los otros dos se aplica un submuestreo quitando resolución o eliminando información, pues el ojo apreciará menos las diferencias. Se agrupan píxeles por bloques o sectores, dando un mismo color y procurando que sean lo más parecido a los colores que había originalmente. La descompresión se realiza mediante interpolación, es decir, obteniendo valores de nuevos puntos partiendo del conocimiento de otros que tiene alrededor mediante fórmulas matemáticas. Por lo tanto la información reconstruida es solo una aproximación de la información original. Hay que tener en cuenta que los cambios se notan más en zonas homogéneas (fondo degradado, cielo, etc) que en dónde la variación es grande y las transiciones son más bruscas (bordes de objetos, perfiles de objetos, etc). Es válido para los modos escala de grises, RGB, CMYK (no mapa de bits). También es adecuado para las imágenes que luego se envían a través de la red o se cuelgan en internet.

manuel tamayo haya jpg compresion rgb canales preimpresion imprenta cantabria

Distintos grados de compresión JPG y simulación de calidades obtenidas. Observando sólo el canal azul, se aprecia mucho más la diferencia de calidad y la aparición de los llamados artefactos con forma de cuadrados.

Centrándonos en el tema de los JPG que nos ocupa, y analizados ya sus pros y sus contras, habrá que dejar claro varios conceptos sobre su uso.

  • Si abrimos una archivo guardado con una compresión baja, será inútil guardarlo después con otra de más calidad o con otro formato (TIF) pues la información perdida no se recuperará.
  • Diferente sería si sobre ese JPG habría que hacer correcciones o retoques. En este caso el volver a guardarlo en un archivo comprimido, por muy baja que fuera esa compresión, significaría perder calidad en el retoque que hayamos realizado. Por lo tanto sería conveniente no hacer retoques sobre imágenes comprimidas y guardarlas después otra vez en JPG.
  • Se dice que los JPG cada vez que se abren y se cierran, van mermando su calidad al guardar. Como esto es un blog principalmente práctico, y sin ánimo de entrar en polémicas, diré que por mi experiencia no es cierto, y que no encuentro sentido a abrir y cerrar el archivo repetidamente si no es para hacer alguna corrección, para lo que me remitiría al punto anterior.
  • Comprimir un JPG en la calidad más alta, es casi inapreciable a simple vista, siendo la mejor opción en caso de necesidad. Por ejemplo, los PDFs por defecto te dan esta opción para comprimir las imágenes, reduciendo considerablemente el tamaño de archivo y por lo tanto su manejabilidad y procesado.
  • Este formato acepta trazados en Photoshop, pero no se pueden guardar capas ni canales Alfa.
  • Nos puede llevar a confusión encontrarnos en Photoshop el formato JPG2000, creado en ese mismo año, con características más avanzadas pero a su vez más complejas, siendo sus fundamentos los mismos que el JPG pero menos usado debido a que no es soportado por muchos navegadores.

Conclusión

Tanto para diseño, como para preimpesión, si me dan a elegir pediría las imágenes en formato PSD (si tiene capas editables) o TIF, sin compresión, pues el motivo de reducir el tamaño actualmente no representa un gran ahorro en discos de almacenamiento. Para imágenes de cámaras digitales guardadas en formato RAW (también lleva compresión sin pérdida) sería conveniente después de procesarlas guardarlas en formato TIF en vez de JPG, para lograr la máxima calidad. Hacer los retoques y modificaciones en RGB y con la máxima profundidad de color que se haya captado (16 o 32 bits), aunque el paso final sería convertir a 8 bits y CMYK.

A %d blogueros les gusta esto: